5 jun. 2010

"Varada a puerto"


( Mª del Carmen Calviño)




Yo soy como esas barcas,

de carcomido casco,

varadas en la playa

soñando singladuras

que no realizaran.

Eche amarras a puerto.

Por vivir a tu orilla

renuncie a navegar.

Me aposente en tu casa.

Para hacerla mas grata,

abrillante los suelos.

Levante las persianas

para que entrara el sol.

Colgué cortinas nuevas.

Almidone la ropa.

!La convertí en hogar¡

Perfume las estancias

sembrando, en las macetas,

hierbabuena y jazmín.

La vajilla, heredada,

lucio sobre el mantel,

y con ella las copas

donde el dorado mosto

se me convirtió en hiel.

El día que, de pronto,

te agobio aquel aroma,

y no sacio tu hambre

el pan que te amase.

Te fuiste, me dejaste,

buscando nuevo espacio

en donde respirar

Cerrando las ventanas

y dandote tu llave

quise también zarpar.

Pero ya era tarde, estaba,

como el de aquellas barcas:

Mi casco carcomido.

Sin velamen mi mástil.

!Trabado mi timón¡









3 comentarios:

Carla. dijo...

Ay Cani, como me gustaría escribir como tú!
Tan duro es el desamor, mucho más de lo que hermoso puede llegar a ser el amor.
Biquiños!

Algaire dijo...

Desgraciadamente hay demasiadas barcas varadas que habiendo renunciado un día a navegar, cuado pasado el tiempo quieren hacerlo la carcoma del tiempo se lo impide.
Que pases buenas vacaciones.

Clarita dijo...

Nunca es tarde para emprender un nuevo vuelo, para volver a saborear la vida, para intentar partir de nuevo y volver a encontrarte contigo misma.
A veces lo damos todo, hasta nuestra vida, y de la misma manera se va y se lleva nuestra vida...

Precioso, un besote enorme cielo