3 jun. 2008

"Ceguera"


Quedaron ciegos
sus ojos, negros
lo mismo que su pelo.
Como negra es su ropa,
reflejo de la pena.
Lloro, siempre en silencio,
la muerte del que amaba.
El que salió aquel día.
Aquel a quien mataron.
El que nunca volvió.
No pudo ni enterrarle.
Ni llevarle unas flores
regadas por su llanto.
Con lágrimas ardientes.
Su vientre lleno.
Su niña de la mano.
Busco incansablemente
la tumba de su hombre
pero no pudo hallarla
Parió a su hijo sola.
Su hija preguntaba
cuando volvía su padre.
Dime tu a mi mujer:
¿Que podías decirle?
Ni siquiera sabias
en que cuneta estaba.
¿Que te cegó mujer?
¿No quisiste mirar
lo que te rodeaba?
¿Quedaste ciega, acaso,
por no ver esa luz,
que también alumbraba,
a aquellos que apagaron

las luces de tu alma?

3 comentarios:

salvochea dijo...

Sensibles palabras para innombrables hechos acaecidos, aún me duele leer sobre ello tanto tiempo despues.

Por favor enlaza sin objección, es más, agradecido por ello.

Saludos desde El Bierzo.

Cani dijo...

Tambien a mi me duele,leerlos y escribirlos, pero ¿que nos queda si matamos el recuerdo?
Un abrazo.

okaza carlita dijo...

Impresionante. La memoria no daña, fortalece aunque duela.